Home » Historia » ESC 1971

ESC 1971

XVI Edición del Festival de Eurovisión (Año 1971)

Lugar: Dublín (Irlanda)
Sede: Gaiety Theatre
Fecha: 3 – Abril – 1971
Nº de participantes: 18
Presentadora: Bernadette Ní Gallchoir
Escrutador: Clifford Brown
Ganador: Mónaco (la primera victoria para Mónaco)
País Intérprete Canción Idioma Puntos Posición
1 Austria Marianne Mendt Musik Vienés 66 16
2 Malta Joe Grech Marija l-Maltija Maltés 52 18
3 Mónaco Séverine Un banc, un arbre, une rue Francés 128 01
4 Suiza Peter, Sue & Marc Les illusions de nos vingt ans Francés 78 12
5 Alemania Katja Ebstein Diese Welt Alemán 100 03
6 España Karina En un mundo nuevo Español 116 02
7 Francia Serge Lama Un jardin sur la terr Francés 82 10
8 Luxemburgo Monique Melsen Pomme, pomme, pomme Francés 70 13
9 Reino Unido Clodagh Rodgers Jack in the box Inglés 98 04
10 Bélgica Lily Castell & Jacques Raymond Goeie morgen, morgen Holandés 68 14
11 Italia Massimo Ranieri L'amore è un attimo Italiano 91 05
12 Suecia Family Four Vita vidder Sueco 85 06
13 Irlanda Angela Farrell One day love Inglés 79 11
14 Holanda Saskia & Serge Tijd Holandés 85 06
15 Portugal Tonicha Menina do alto da serra Portugués 83 09
16 Yugoslavia Krunoslav Slabinac Tvoj dječak je tužan Serbocroata 68 14
17 Finlandia Markku Aro & Koivisto Sisters Tie uuteen päivään Finés 84 08
18 Noruega Hanne Krogh Lykken er Noruego 65 17

Video

TV Radio Telefís Éireann (RTÉ)

  • Productor: —
  • Director: Tom McGrath
  • Duración: 1h 44m
Incidencias
  • La RTÉ no escatimó esfuerzos en su primera organización del Festival (con el tiempo vendrán seis más, convirtiéndose en la TV europea que más festivales de Eurovisión ha organizado después de la BBC británica) en Dublín, la capital de la república llamada en gaélico Baile Átha Cliath; hizo para la ocasión su primera producción en color, tras una muy elevada inversión que le costó severas críticas de sindicatos y otros sectores. La victoria de Dana en Amsterdam 1970 había tenido un impacto nacional impresionante, y un año después el gobierno y la TV no temieron tirar la casa por la ventana dado ese clima de euforia. Sin embargo, las dificultades también asomaron en esta decimosexta edición. En aquella época, la noche del festival era un reclamo para todos, bien por la música, bien por otros motivos.
  • Lo cierto es que algunas organizaciones aprovecharon el evento con fines de autopropaganda, desde el IRA, que amenazó con reventar la gala (con el pretexto de que una cantante nacida en Irlanda del Norte iba a representar al Reino Unido), y algunos sectores sindicales, que protestaron por el dispendio del gobierno mientras desoía sus reivindicaciones salariales, hasta grupos feministas que abogaban por la legalización de la píldora anticonceptiva. No es de extrañar que la policía acordonara el edificio donde iba a ser la gala desde horas antes del comienzo de la misma y que adoptara severas medidas de seguridad. Ni una sola entrada se puso a la venta.
  • Se eligió como sede un pequeño teatro del centro de Dublín, con un interior muy agradable y un aforo inferior a mil asientos. El Gaiety Theatre (Teatro de la Alegría) no permitía grandes efectos en su recoleto escenario y albergó sólo a las delegaciones de los países competidores y a medios de comunicación.
  • La RTÉ había grabado el último ensayo y tenía previsto emitirlo si se producía el menor incidente en el interior del teatro. Pero no fue necesario. Y la retransmisión, que sólo unos pocos privilegiados vieron en color, llegó casi a los cinco continentes, desde Estados Unidos hasta Tailandia pasando por varios países africanos y buena parte de Europa.
  • En otro orden de cosas más propiamente eurovisivas, este año se produjeron ciertos cambios en el reglamento del festival: se amplía a seis el número de personas en el escenario, con lo cual quedan admitidos los grupos (norma vigente hoy día), siendo Suecia el primer país que envía un cuarteto y batiéndose el récord hasta la fecha de intérpretes no individuales (cinco). Y se estrena un nuevo sistema de votación, que se explica más abajo, el cual resultó pesado y complicado y sólo estuvo en vigor tres años. El marcador tuvo por primera vez números electrónicos.
  • Otra novedad de 1971, que se ha convertido en algo habitual, es la promoción previa de todas las canciones mediante videoclips filmados por las respectivas cadenas. En aquella primera ocasión, todas las televisiones enviaron a la RTÉ su peliculita, ésta las montó y les reenvió el resultado para que pudieran emitirlo antes del festival.
  • Al final de la gala, recibieron premio las tres primeras clasificadas, que resultaron ser tres damas representantes de Mónaco, España y Alemania, en una ceremonia que contó con la presencia de Dana y con los acordes de la canción ganadora de 1970 a cargo de la orquesta. Un nuevo país se incorporaba al palmarés de ganadores, el Principado de Mónaco; España atravesaba sus años de esplendor; Alemania veía como una vez más se le negaba el triunfo. Y entre las figuras más populares del festival (Katja Ebstein, Serge Lama, Masimo Ranieri, Clodagh Rodgers o la misma Karina) se dio a conocer aquella noche una joven noruega que daría mucho que hablar años después, la futura ganadora Hanne Krogh.
  • El festival contó con un brillantísimo elenco al frente de la orquesta: Noel Kelehan, Waldo de los Ríos, Franck Pourcel, Francis Bay, Dolf van del Linden y Ossi Runne, entre otros.
  • No puede terminar este balance de 1971 sin recordar lo que supuso en el ámbito español. TVE dedicó casi tres meses a un sistema de selección (sólo de intérprete) en el programa Pasaporte a Dublín, que alcanzó una enorme popularidad. Por el motivo que fuere, este sistema de selección para Eurovisión no tuvo continuidad. Justo treinta años después, TVE puso en marcha Operación Triunfo, de cara al festival de 2002, un programa que presentaba cierto parentesco con aquel viejo Pasaporte… de 1971.
Introducción La emisión comenzó con un vídeo de aire romántico y turístico: una pareja vestida de gala recorría en carroza las calles y parques de Dublín hasta detenerse ante el Teatro. Las canciones fueron precedidas por postales filmadas (que habían debutado el año anterior y que tan famosas se harán con los años), con imágenes de promoción turística de los países participantes; eso sí, con una música de organillo que se hace bastante repetitiva.
Escenario El reducido escenario del Gaiety Theatre se decoró con una estructura de inspiración celta elaborada en vidrio y plástico, obra de Alpho O’Reilly; al parecer, reproducía una pieza milenaria encontrada en unas excavaciones. Hubo tímidos efectos luminotécnicos.

 

Orquesta Orquesta de la RTÉ dirigida por Noel Kelehan, una auténtica estrella del olimpo eurovisivo, con su presencia de tres décadas largas en el festival (32 años entre 1966 y 1998), sus 24 años al frente de las canciones irlandesas y sus seis victorias (dirigió todas las ganadoras de su país excepto la primera, la de 1970).
Presentadora Bernadette Ní Ghallchoir. Hizo su trabajo desde un palco, en el que le colocaron una mesita y un gran ramo de flores, y dio la bienvenida en gaélico. Era actriz (acababa de rodar una película con Peter O’Toole), pero era más conocida por su trabajo como presentadora en la radio y la televisión.
Intermedio Shannon Castle Entertainers. Se trata de un espectáculo de música y danza de estilo medieval, que fue transmitido desde el castillo de Bunratty en Limerick, 200 km al suroeste de Dublín.
Sistema de Votación Cada país tiene un jurado de dos miembros, uno mayor de 25 años y el otro menor de 25 años, con al menos diez años de diferencia entre ambos. Cada uno debe dar obligatoriamente entre 1 y 5 puntos a cada una de las canciones salvo la suya propia. En el caso de empate, las canciones serían interpretadas de nuevo y los jurados no implicados en el empate votarían a mano alzada quien quieren gane el festival, si volviera a haber empate, ganarían ex-aequo.
Países participantes
18
  • Participan: Austria, Malta, Mónaco, Suiza, Alemania, España, Francia, Luxemburgo, Reino Unido, Bélgica, Italia, Suecia, Irlanda, Holanda, Portugal, Yugoslavia, Finlandia y Noruega.
  • Vuelven: Austria (ausente los años 1969 y 1970), Portugal, Finlandia, Noruega y Suecia (ausentes el año 1970).
  • Debuta: Malta (país que regularizará su presencia en la década de 1990; en esta de 1970 sólo tendrá tres participaciones, en los años 1971, 1972 y 1975, en una irregularidad achacable a motivos económicos).
Países ausentes
1
  • Dinamarca (en ausencia prolongada desde 1967 hasta 1977, debida a la supresión del Dansk Melodi Grand Prix, el certamen de selección de la canción danesa para Eurovisión, por parte de la dirección de la televisión danesa, DR).

 

Idiomas 12 idiomas (igualando el récord de 1966) con esta distribución:

  • Francés: cuatro canciones (Mónaco, Suiza, Francia y Luxemburgo).
  • Alemán: dos canciones (Austria y Alemania).
  • Inglés: dos canciones (Reino Unido e Irlanda).
  • Holandés: dos canciones (Bélgica y Holanda).
  • Maltés, español, italiano, sueco, portugués, serbocroata, finés y noruego: una canción en cada uno, la de su respectivo país.
Intérpretes
  • 13 solistas: nueve mujeres (Austria, Mónaco, Alemania, España, Luxemburgo, Reino Unido, Irlanda, Portugal y Noruega) y cuatro hombres (Malta, Francia, Italia y Yugoslavia).
  • 5 grupos: dos dúos mixtos (Bélgica y Holanda), dos tríos mixtos (Suiza y Finlandia) y un cuarteto mixto (Suecia, el primero de la historia).
    Queda abolida la regla que impedía participar a formaciones de tres o más personas, de forma que cada delegación podrá sacar al escenario hasta un máximo de seis personas, entre cantantes, coristas, músicos y bailarines.
Representantes que repiten o repetirán participación
  • El belga Jacques Raymond había participado en 1963 en solitario (10º).
  • El grupo sueco Family Four repetirá el año siguiente (13º), iniciando un período de 4 años de grupos suecos en Eurovisión que culminará apoteósicamente con ABBA. Una de las chicas de Family Four, Marie Bergman, cantará en dúo con Roger Pontare en 1994 (13ª).
  • El italiano Massimo Ranieri volverá en 1973 (13º).
  • Una de las hermanas Koivisto, Anneli, volverá también por su país, Finlandia, en 1976 dentro del grupo de Fredi & The Friends (11º).
  • El grupo suizo formado por Peter, Sue & Marc (Peter Reber, Sue Schell y Marcel Dietrich) volverá tres veces más: en 1976 (4º), en 1979 (10º) y en 1981 (4º). Nunca repitieron idioma. Peter Reber es además el autor de dos canciones suizas: Swiss Lady (1977) y Cinéma (1980).
  • La alemana Katja Ebstein, 3ª en 1970, volverá en 1980 y será 2ª. Un estupendo palmarés.
  • La noruega Hanne Krogh volverá dos veces, la primera con la máxima suerte posible (formando parte del del dúo Bobbysocks en 1985, 1º) y la segunda con el grupo Just 4 Fun en 1991 (17º).
Clasificación y comentarios
  • Mónaco. Joasine Grizeau, que así se llamaba Séverine, defendió la canción Un banc, un arbre, une rue (Un banco, un árbol, una calle) con un tono de voz estentóreo, recreándose sobre el constante coro que emulaba la melodía del estribillo. Séverine supo sacarle partido a una canción que, por comenzar por el estribillo y por tanto mostraba su artillería pesada desde los primeros compases, corría el riesgo de resultar monótona antes de concluir. La canción es la síntesis de tres conceptos que resumen la añoranza de tiempos pasados, el avatar de la vida y la melancolía por un ser humano mejor.
  • España. Karina (Maribel Llaudés, Jaén diciembre de 1943) era una de las artistas más populares del momento. Llevaba seis años en la cima del éxito, desde que ganara en 1965 el Festival de Mallorca con Me lo dijo Pérez y gracias a sus frecuentes apariciones en televisión. De Tony Luz es la letra de En un mundo nuevo, a la que puso música Rafael Trabucchelli (quien volvería en 1987 como compositor de No estás solo) y contó con los arreglos de Waldo de los Ríos, que fue el director de orquesta en el festival. La canción se centra en viejos tópicos filosóficos y literarios sobre la trayectoria de la vida humana y recoge términos usadísimos en la canción ligera (sueños, amor, verdad, paz, ilusión, felicidad). Destaca principalmente por su estructura musical: una breve introducción a ritmo de balada y un estribillo que se repite seis veces con creciente pegadizo ritmo de marcha. Karina versionó la canción en alemán (Wir glauben an Morgen), en francés (Un mond plus grand et plus beau), en inglés (Tomorrow I’m coming your way) y en italiano (Un mondo nuovo); y rodó una película homónima.
  • Alemania. Katja Ebstein, que era unas de las artistas más pujantes del momento, con los años había de convertirse en la cantante alemana con más presencias en el Festival (tres, las mismas que el grupo Wind), y con un bagaje brillante pese a que nunca ganara: un segundo puesto en 1980 y dos terceros en 1970 y 1971, lo que la convierte en la única cantante con tres top3 de tres participaciones. Diese Welt (Este mundo) es una de las primeras canciones con cierta dimensión política del Festival. La canción, escrita por Fred Jay y compuesta por Dieter Zimmermann, es un himno ecologista muy anterior a la aparición de este movimiento y su conversión en partido político. Tuvo versión en español, francés e inglés por parte de la propia intérprete. Además, Grethe Ingmann, la ganadora de 1963, la versionó en danés.
  • Reino Unido. La BBC designó a la cantante norirlandesa Clodagh Rodgers y varios jurados regionales eligieron el tema Jack in the box (Caja de sorpresas). La canción ofrece todas las características del pop británico de la época: percusión efectista, estrofas pegadizas, estribillo contagioso y en general un aire muy desenfadado; los ingredientes precisos para una interpretación festiva y festivalera, como ya se decía entonces, que quedara en la memoria de los jurados. El texto de la canción es, sin embargo, la queja de una enamorada que se siente abandonada, como un juguete en la estantería. La canción fue versionada en español (Caja de sorpresas) y en italiano (Pupazzo) por la propia cantante.
  • Italia. Massimo Ranieri, solo en escena, brindó al público una interpretación intensa, casi dramática, en la que dejó claras sus dotes vocales y teatrales. Con su serio traje oscuro y su cabello informalmente peinado, parecía un adolescente vestido de mayor para una fiesta y daba una imagen juvenil, tierna, sencilla y entrañable. L’amore è un attimo (El amor es un instante) responde a los esquemas clásicos de la canzone italiana, una melódica balada de amor que comienza con un inequívoco aire napolitano en la instrumentación y que busca el efectismo tanto en la romántica dulzura de las estrofas como en el potente y enérgico estribillo. El texto habla de la fugacidad del amor; describe el deseo de una ruptura sin traumas e incluso apela a la esperanza de una nueva felicidad (Quién sabe si habrá una flor para ti bajo la nieve). Ranieri la versionó en español (“Perdón, cariño mío”), inglés, francés y alemán. El belga Louis Newfs la versionó en holandés. Como Domenico Modugno, Claudio Villa, Gigliola Cinquetti, Al Bano y Mia Martini, también Massimo Ranieri repitió como representante italiano en Eurovisión; fue sólo dos años después, en el Festival de Luxemburgo de 1973, aunque la experiencia se saldó con un resultado bastante peor.
  • Suecia. El grupo Family Four cuenta con el honor de haber sido el primer cuarteto de la historia de Eurovisión. Lo integran dos mujeres (Agneta Munther y Marie Bergman) y dos hombres (Pierre Isacsson y Berndt Öst). Con las chicas en el centro y los chicos en los extremos, los suecos hicieron una actuación muy comedida que volveríamos a ver casi repetida en Edimburgo el año siguiente. Vita vidder (Extensiones blancas) promociona la belleza de los paisajes nórdicos frente a los mediterráneos y ofrece una música de aire folk potenciada en escena por las guitarras de Berndt y Pierre. Su autor y compositor es Håkam Elmqvist, que repetirá el año siguiente con otro tema defendido por el mismo grupo y con peor resultado (Härliga sommardag, 13º).
  • Holanda. El dúo mixto Saskia & Serge defendió el tema Tijd (Tiempo), que trata los efectos y las causas del tiempo, su paso igual para todos y la nostalgia de quién lo valora. Saskia llevó la voz cantante, con su larga melena morena y su constante sonrisa. Serge, con melena setentera y largo gabán, tocó la guitarra y acompañó a Saskia haciendo la segunda voz.
  • Finlandia. Turno para Tie uuteen päivään (Camino hacia un nuevo día), defendida por Markku Aro & Koivistolaiset, una especie de trío formado por un solista masculino y un coro de dos hermanas gemelas. Markku salió muy elegantemente vestido a interpretar una canción de las llamadas de medio tiempo, con varios ritmos dependiendo de los momentos, desde la primera estrofa más lenta, a los acompañamientos de las dos chicas del coro, que eran más moviditas. La letra trata sobre el progreso de la humanidad hacia “un nuevo día”, sosteniendo que esto no es algo que temer.
  • Portugal. Tonicha cantó Menina do alto da serra (Niña de la alta sierra), una balada con Tonicha describiendo una sencilla chica de campo. Presenta a la chica como un ideal al que todos deben aspirar en sus vidas.
  • Francia. Serge Lama, trajeado de azul oscuro y con melena propia de la época (muy poco agraciada, a los ojos actuales), derrochó energía y énfasis en su interpretación de Un jardin sur la terre, donde invita a disfrutar de la felicidad cuando se encuentra, sin tener que forzar el compromiso, a la vez que critica la obsesión por emparejarse (Hasta el punto de que formamos pareja con no importa quién, haciendo del lecho un campo de batalla y coleccionado corazones en vez de medallas). Alice Dona le dio forma musical de balada con estribillo un poco más ligero (en las estrofas pesa más la extensión de la letra) y Frank Pourcel dirigió la orquesta, en la penúltima de sus quince intervenciones para la delegación francesa.
  • Irlanda. Angela Farrell, vestida de rosa hasta los tobillos y con una voz no demasiado potente que en algún momento flaqueó, estuvo sola en el escenario y con el maestro Noel Kelehan al frente de la orquesta. Cantó One day love (Amor de un día), obra de Donald Martin y Ita Flynn, balada sobre el dolor que causa el amante efímero, con una base musical próxima a la canción ganadora de 1970, pero menos lograda y más añeja.
  • Suiza. Peter, Sue y Marc debutaron en Eurovisión en la edición de Dublín’71, y volverían, representando siempre a Suiza tres veces más, lo que supone igualar el récord del belga Fud Leclerc. El trío comienza con una bella y suave base vocal a capella, tan sólo acompañada por el rasgar de las guitarras de Peter y Marc. Como curiosidad, hay que decir que durante la interpretación en directo, la canción sobrepasó la regla de los 3 minutos máximos permitidos, aunque no por su culpa sino por que el violín de la orquesta que daba comienzo a la canción se quedó ligeramente rezagado. Como fue algo muy breve, ajeno al grupo, y en los ensayos siempre habían estado dentro del tiempo máximo, la UER no tomó ninguna medida sancionadora. Les illusions de nos vingt ans (Las ilusiones de los veinte años) es un texto de Maurice Tézé que habla de los deseos de libertad de la juventud, al que puso música el propio Peter Reber. Los jóvenes que hablan se dirigen a los mayores en una mezcla de permiso y protesta.
  • Luxemburgo. La televisión luxemburguesa dio la vuelta al estilo de sus canciones y recurrió a una jovencita del país llamada Monique Melsen. La canción se titulaba Pomme, pomme, pomme (Manzana, manzana, manzana) y ofrecía un aire infantil. Jugando con la palabra “pomme” como una onomatopeya, la cual repite cuarenta y cinco veces, así como otras palabras (“viens”, “Tapis”), la canción hace referencia a la primavera y la naturaleza, en un país que es el décimo con mayor población urbana (un 92%), posiblemente intentando hacer ver que Luxemburgo no es sólo una gran metrópolis.
  • Bélgica. Nicole Josy y Hugo Sigal con Goeie morgen, morgen (Buenos días, días) ganaron la preselección nacional (Canzonissima). El tema es un canto al nuevo día, a las ilusiones renovadas de cada mañana, escrito en forma de diálogo para ser interpretado por dos voces. Enferma Nicole de ictericia, Hugo Sigal rehusó cantar con otra mujer que no fuese ella, y la presencia belga en el primer festival de Irlanda corrió peligro durante algunas jornadas. Lo cierto es que a la ciudad de Dublín acudieron finalmente Lily Castel y Jacques Raymond, quien ya tenía experiencia eurovisiva (en 1963 fue décimo con Waarom).
  • Yugoslavia. Tvoj dječak je tužan (Tu chico está triste) es una balada sobre la tristeza del desamor escrita por Zvonimir Golob y compuesta por Ivica Krajač, el conocido Ivan del grupo que abrió el festival de Madrid dos años atrás con Pozdrav svijetu y que sería también el autor de Muzika i ti (la canción yugoslava de 1972 defendida por Tereza Kesovija). Krunoslav Slabinac, croata nacido en 1944, llamó la atención poderosamente por su peculiar e inhabitual vestimenta en rojo y blanco así como su gesticulación.
  • Austria. Musik (La música) es un tema escrito y cantado en una variante dialectal del alemán que unos llaman vienés y otros bávaro del Danubio. El texto trata de rescatar las más loables propiedades de la música a la vez que critica su conversión en mercancía (algo parecido pero con grandes dosis de burla y sarcasmo haría Austria seis años después con el tema Boom boom boomerang). La partitura constituye un medio tiempo entre la balada y el pop, con partes instrumentales muy acusadas, que le han valido la calificación de ruda, fuerte y enfática en exceso. Para Marianne Mendt, la intérprete austríaca, el hecho de cantar en vienés no fue nada casual, pues su larga y fructífera carrera está ligada a la utilización de dicho dialecto en sus canciones, hasta el punto de que se ha ganado el apelativo de “madre del austropop”.
  • Noruega. Hanne Krogh, a sus quince añitos, cerró la gala, como una doncella de principios de siglo, con un largo vestido blanco, guantes y una sombrilla que cerraba, abría y no paraba de mover. La canción Lykken er (Felicidad es) describe la felicidad cotidiana, con cosas tan asombrosas como el arenque al eneldo o el diente en el vaso (la letra no tiene desperdicio).
  • Malta. Malta estuvo representada por Joe Grech, un cantante de 36 años con una larga década de experiencia desde que ganara en 1960 el Festival de la Canción Maltesa. La música de la canción la compuso el propio cantante y suena por momentos a música folclórica española. La canción se llama Marija l-maltija (María la maltesa) y el texto, en lengua maltesa, es un canto a la belleza de la mujer de Malta personificada en la Marija del título a la que espera ansioso su enamorado.
– El nuevo sistema de votación instaurado este año permitía que algunos jurados otorgasen menos votos en total que otros. Este hecho, podría observarse como un modo de beneficiar a las canciones del propio país: Luxemburgo otorgó en total 43 puntos en tanto que Francia dio 107. El jurado más generoso fue el belga, pues otorgó tanto a Mónaco como a Finlandia 10 puntos.
– Por primera vez, gracias a este nuevo sistema, se alcanzaron puntuaciones superiores a 100. El récord anterior era de 49 puntos en 1964.
– España ocupó por primera vez la segunda posición de las cuatro veces que lo ha conseguido. Finalizó con 116 puntos, doce menos que la ganadora.
– Tras la votación los países que recibieron 10 puntos (máxima puntuación que podía otorgar el jurado) fueron: Mónaco (de Suiza, Alemania, Bélgica, Suecia, Yugoslavia
y Noruega), España (de Francia y Mónaco), Finlandia (de Reino Unido y Bélgica) y Portugal (de España).
– Los miembros del jurado español fueron Noelia Alfonso (Miss Europa) y Francisco Madariaga de TVE. Sólo dieron 10 puntos a la canción de Portugal; a Alemania dieron 8 y 6 a Italia y Yugoslavia; en total distribuyeron 71 puntos. Fue el jurado más severo, después del luxemburgués, pues castigó con la mínima puntuación a siete canciones (Austria, Mónaco, Suiza, Reino Unido, Bélgica, Suecia y Noruega).


Nota: La segunda cifra corresponde a la puntuación otorgada por el jurado compuesto por miembros de menos de 25 años de edad.

En 1971 se experimenta una nueva forma de votación, que aseguraba la ausencia de ceros en los marcadores y dificultaba los empates. En este sistema, cada jurado estaba compuesto por dos miembros, los cuales valoraban a cada participante, excepto al de su propio país, entre 1 y 5 puntos, delante de las cámaras. Cada canción recibía, pues, 34 notas y, como mínimo, podía sumar 34 puntos. Para el caso de empate en la cabeza, se previó una nueva votación, a mano alzada, entre los jurados de los países no implicados en dicho empate, pero si éste no se deshacía, se declararía victoria ex aequo. Este sistema volvió a ser utilizado en los dos años siguientes, pero con una ligera alteración, ya que uno de los miembros tendría que ser menor de 25 años y el otro obligatoriamente mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Free counter and web stats PageRank Checking Icon