Carrito

Home » Opinión » Ding a dong » Cantando bajo la lluvia

Cantando bajo la lluvia

El lunes por la tarde estuvimos en el Village para ver la actuación de Dani Diges que iba a ser el cierre de la jornada del día. Antes de que empezaran las actuaciones eurovisivas estuvo actuando un grupo local bastante interesante. Entre el público hubo un espectador de excepción: el mismísimo Alexander Rybak que vestido de forma informal trataba de pasar desapercibido y seguir la actuación aunque sin éxito.

Además de España, actuaron los representantes de Bulgaria, Holanda (sólo cantó su tema eurovisivo), Ucrania (bonita versión de Nocturne), Eslovenia… aunque el más esperado era Daniel Diges. Tuve tiempo hasta para grabar una intervención en una radio latina con sede en Oslo, Radio Latinamerika.

Tras un largo tiempo de espera amenizado por actuaciones de músicos locales bastante aburridos, apareció nuestro Dani acompañado por su corista David Velardo. El alcalaíno cantó una versión en español del tema de Robbie Williams "Ángel" y su "Algo pequeñito" siendo muy aplaudido a pesar del fuerte chaparrón que estábamos aguantando los presentes, curiosamente su prueba de sonido también estuvo acompañada por la lluvia. Al final, entre una legión de admiradores, aparte de firmar autógrafos, recibió de una niña noruega un dibujo de los pequeñitos al que Dani correspondió con un gran abrazo a la pequeña. Tal era la lluvia que nos tuvimos que refugiar todos en la carpa. Ahí pude saludarle, hacerle una foto y recibir dos besos para los Pequeñitos del foro Eurosongcontest, al cual tiene un cariño especial.

Por la noche teníamos dos fiestas: la de Ucrania-Alemania y la de Israel.

La primera fue en el Euroclub con barra semi-libre y en el que las dos protagonistas entraron por la puerta de atrás, actuaron y se fueron. Alyosha hizo exactamente la misma actuación que en el Village y Lena apareció, como siempre, vestida de negro aunque esta vez con su pelo recogido en un moño muy Audrey Hepburn a cantar su bailadísimo Satellite y se marchó.

La que sí hizo su entrada por la puerta principal y en plan estelar con cámaras a su alrededor fue la azerbaiyana Safura que se plantó en el escenario pero, lamentablemente para ella, vio reducido el aforo ya que muchos optamos por irnos a la fiesta de Israel. Fiesta que según los veteranos en esto de ir a Eurovisión, ha sido una de las mejores en muchos años, mucho mejor que la Wellcome Party donde, aparte de ser aburridísima, hubo problemas a la hora de poder asistir a la misma porque sólo una pequeña parte de los acreditados pudo asistir a la misma, con el consiguiente malestar de estos. Desde luego, el marco de la fiesta era, para mi gusto, muchísimo más bonito que el Euroclub. El propio Harel Skaat estaba recibiendo a la gente y, auque no muy comunicativo, posaba en mil y una fotografías con la mejor de sus sonrisas. La delegación tiró la casa por la ventana, porque aparte de comida y bebida por doquier (inolvidables esos pasteles con virutas de chocolate) tenían un stand donde regalaban los CD-singles de Millim, una caja muy cuca con cremas del Mar Muerto, botes de champú, cremas tanto para hombre como para mujer, latas de algo parecido al Red-Bull pero con un sabor como a jarabe… en fin, que me faltaron manos para llevarme toda esa cantidad de regalos.

Muy buena música con una pantalla donde aparecían videos de actuaciones eurovisivas de Israel y muchos eurovisivos que se pasaron y/o actuaron como Miro, Josh, Marcin, los Inculto, la representante de Georgia (con un curiosísimo adorno floral hecho con horquillas) y el de Suiza.

Harel cantó en la fiesta tanto al principio como al final en directo y hasta bailó e hizo de improvisado dj. Como anécdota, el hecho de pinchar en la fiesta canciones españolas como el Dime, Brujería y el famoso remix de los Gipsy Kings (volare, bamboleo, etc). Aquí por ley, los bares cierran a las 3,30 así que Israel tuvo que dar por finalizada la fiesta e irnos a dormir. Eso sí, aquí a esa hora está amaneciendo en Oslo, así que lo de dormir a oscuras se complica un poco.

Yoli G.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*