Home » Opinión » Ding a dong » Saturday Night Eurovision fever

Saturday Night Eurovision fever

Ultima jornada para hacer maletas, últimas compras y fotos. La actividad por la mañana fue breve pero intensa. Tuvimos un
breve encuentro con Jesús Cañadilla, autor de Algo Pequeñito, que nos comentó que el color azul del principio donde los
bailarines están tan oscuros era muy del gusto de ellos. En el resumen final iban a poner el segundo estribillo, aunque
habían pedido el del final y sobre el foco de críticas mas importante, la actuación del corista. Nos aclaró que eso no
tenía discusión porque era decisión y petición expresa de Dani. Él se sentía más seguro teniéndolo pegado y por eso su
disposición en escena.


Bastante difícil subir al bus con destino al Telenor Arena ya que se notaba el desembarco de
eurofans que habían llegado para ver esta final de pronóstico incierto. Por contar algo que no
se viera en pantalla, deciros que mala organización de la NRK que, aparte de vender mas
entradas de la cuenta -lo que conllevó que nuestra OGAE estuviera dividida en 3 sectores-,
también vendió entradas de una zona acotada para la realización y no te daban solución
alguna con la consiguiente indignación de los españoles allí presentes. En la actuación de Dani
Diges, los españoles pasamos de la expectación a la desilusión por lo del espontáneo, al cual los
eurofans españoles allí congregados no reconocieron salvo esta humilde narradora que, por ser
muy aficionada a las retransmisiones deportivas tenía el deshonor de conocer al personajillo
este. Lógicamente, el grupo de españoles allí presente se quedó en shock cuando les aseguré
que el “gracioso” era un compatriota. Eso sí, a pesar de todo los españoles estuvimos apoyando
a Dani hasta el final, aplaudiéndolo a rabiar cuando terminó, al mismo tiempo que insultamos
al reventador y pedimos responsabilidades a la televisión noruega. El personajillo huyó del
escenario por una zona donde había un grupo de españoles, algunos de los cuales agredieron e
insultaron a este sujeto mientras se lo llevaba la Policía. Ni que decir tiene, que nuestros
móviles echaban humo y recibimos sms pidiendo que nos manifestáramos, que la gente estaba
hundida en España, así como nos enteramos de la indignación de Uribarri y de que España iba a
volver a actuar antes del anuncio oficial por parte de una de las presentadoras. En esta segunda
actuación fue muy emotivo ver como el pabellón aplaudía y gritaba Dani Dani, el cual besaba
la foto de su hijo antes de empezar y tiraba besos a todas partes. Los españoles nos pusimos de
pie y abrazados nos pusimos a cantar la canción junto a Dani, ante el asombro del público allí
presente, hecho que fue inmortalizado por cámaras digitales y de televisión. Tras las
votaciones y la proclamación de la alemana Lena como ganadora, una breve y última visita al
Euroclub puso el broche a nuestra semana eurovisiva en Oslo. Guten Tag, Deutschland!!!!

Yoli G.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Free counter and web stats PageRank Checking Icon